¿Por qué me siento ridículamente cansada durante mi período?

period

¿Alguna vez te has preguntado por qué te sientes ridículamente cansada durante tu período? No eres el único. De hecho, los estudios muestran que hasta el 90% de las personas experimentan fatiga durante su período.

No es sólo una cuestión mental: el agotamiento es real. Pero ¿cuáles son las causas exactas de esta abrumadora fatiga? Los cambios hormonales, como los niveles más bajos de estrógeno y progesterona, juegan un papel importante. Además, la respuesta inflamatoria y las contracciones uterinas pueden contribuir a la fatiga. Sin mencionar la interrupción del sueño causada por los síntomas menstruales, como calambres y flujo abundante.

En este artículo, analizaremos los factores que contribuyen a la fatiga menstrual, su impacto en el sueño y las estrategias para controlarla. Si estás cansada de sentirte agotada todos los meses, sigue leyendo para descubrir por qué y cómo puedes combatir la fatiga menstrual.

Factores que contribuyen a la fatiga menstrual.

Durante su período, varios factores contribuyen a la fatiga menstrual.

Los cambios hormonales juegan un papel importante, ya que disminuyen los niveles de estrógeno y progesterona. La disminución de los niveles de serotonina también puede afectar su estado de ánimo y energía.

Además, la respuesta inflamatoria causada por la rotura del revestimiento uterino y las contracciones del útero puede provocar calambres, sangrado y agotamiento.

Las interrupciones del sueño debido a los síntomas menstruales también contribuyen a la fatiga durante la menstruación.

Impacto de la fatiga menstrual en el sueño

La fatiga menstrual puede afectar significativamente su sueño.

Los cambios hormonales durante los períodos, como niveles más bajos de estrógeno y progesterona, pueden alterar los patrones de sueño.

Las encuestas estiman que hasta el 71% de las personas que menstrúan experimentan alteraciones del sueño, incluidos insomnio y despertares nocturnos.

Esta correlación entre la interrupción del sueño y la sensación de letargo puede atribuirse a los trastornos emocionales y físicos experimentados durante la menstruación, así como al flujo abundante y al dolor menstrual intenso que exacerban los trastornos del sueño.

Vínculo entre la fatiga menstrual y los problemas de salud

La fatiga excesiva durante su período puede indicar un vínculo potencial entre la fatiga menstrual y las condiciones de salud subyacentes. La anemia causada por un sangrado excesivo puede empeorar los síntomas de fatiga, mientras que los cambios hormonales durante el ciclo menstrual pueden empeorar la fatiga en personas con ansiedad o depresión.

El trastorno disfórico premenstrual (TDPM), la endometriosis y el síndrome de ovario poliquístico (SOP) también se asocian con baja energía.

Si la fatiga menstrual tiene un impacto significativo en su vida diaria, es importante consultar a un profesional de la salud para una evaluación y tratamiento adecuados.

Estrategias para controlar la fatiga menstrual

Para controlar eficazmente la fatiga menstrual, es importante implementar estrategias que aborden las causas subyacentes y promuevan el bienestar general.

Identificar y tratar otros síntomas que contribuyen a la falta de energía. Controla los niveles de hierro y ajusta tu dieta o toma suplementos si es necesario.

Trate los calambres y el dolor pélvico con AINE o terapia de calor.

Practique buenos hábitos de sueño y haga ejercicio con regularidad.

Consulte a un médico si la fatiga tiene un impacto significativo en su vida diaria.

Consulte a un médico en caso de fatiga severa.

Si la fatiga severa durante la menstruación persiste a pesar de implementar estrategias de autocuidado, puede ser necesario consultar a un médico. Consultar a un proveedor de atención primaria o a un obstetra-ginecólogo puede ayudar a determinar la causa subyacente de su fatiga y desarrollar un plan de tratamiento adecuado.

Pueden evaluar sus síntomas, analizar el momento y la gravedad de su fatiga y explorar posibles opciones de tratamiento, como anticonceptivos hormonales, para regular los niveles hormonales y reducir la fatiga.

Para gestionar eficazmente la fatiga menstrual, es fundamental priorizar el autocuidado y buscar apoyo de los profesionales sanitarios.