Diez formas legítimas de fortalecer las uñas, según los dermatólogos

ongles

¿Tus uñas son tan frágiles como un castillo de naipes, siempre a punto de derrumbarse? ¡No te preocupes, porque la ayuda está a tu alcance! Los dermatólogos han compartido sus mejores consejos para fortalecer las uñas y todos están respaldados por la ciencia.

Ya sea que esté lidiando con una molesta descamación o una frustrante división, estas 10 formas legales lo ayudarán a obtener las uñas fuertes y saludables con las que ha estado soñando.

Desde usar una lima de uñas de vidrio suave hasta tomar descansos entre manicuras, cada paso está diseñado para darle a tus uñas el cuidado que merecen.

Así que dile adiós a las uñas quebradizas y hola a un juego de uñas hermosas y fuertes que podrás lucir con confianza. ¡Es hora de darle a tus uñas el impulso que necesitan!

Problemas subyacentes y condiciones médicas

Si tiene uñas débiles, es importante considerar problemas médicos subyacentes. Las uñas débiles pueden ser un síntoma de infecciones por hongos y psoriasis ungueal. Para abordar estos problemas, consulte a un dermatólogo o proveedor de atención primaria para su evaluación y tratamiento.

Las infecciones por hongos se pueden tratar con medicamentos recetados o de venta libre, mientras que la psoriasis ungueal se puede tratar con varios medicamentos recetados.

Otras afecciones como la enfermedad de Raynaud, el hipotiroidismo y la anemia también pueden debilitar las uñas.

Usar una lima de uñas de vidrio

Utilice una lima de uñas de vidrio para lograr bordes más suaves y evitar que las uñas se pelen y se partan. Las limas gruesas pueden provocar desgarros y bordes ásperos, lo que hace que las uñas sean más propensas a romperse. Las limas de vidrio crean bordes más suaves, lo que reduce el riesgo de daños.

Las limas de uñas de vidrio recomendadas incluyen la lima de uñas de cristal OPI o la lima de uñas de vidrio Tweezerman. Opta por una lima de cristal para mantener tus uñas fuertes y sanas.

Toma descansos entre manicuras largas.

Dale un descanso a tus uñas tomando descansos entre manicuras largas. Las manicuras en gel, acrílicas y por inmersión pueden debilitar las uñas con el tiempo. La presión del esmalte más espeso o de las uñas artificiales puede adelgazar la uña y el duro proceso de eliminación la debilita aún más.

Considere tomar descansos cada uno a tres meses, o más si sus uñas son más suaves o quebradizas. Esto permite que tus uñas se recuperen y recuperen fuerza antes de tu próxima manicura.

Opte por quitaesmalte sin acetona

Para proteger y fortalecer las uñas, los dermatólogos recomiendan optar por un quitaesmalte sin acetona. La acetona deshidrata y puede hacer que las uñas sean más delgadas y frágiles.

En su lugar, elija quitaesmaltes sin acetona. Aunque los quitaesmaltes sin acetona requieren más esfuerzo para eliminar el color, son más suaves para las uñas.

Para proteger aún más tus uñas, considera aplicar una capa base transparente antes de aplicar el esmalte.

Los quitaesmaltes sin acetona recomendados son:

  • Quitaesmalte de uñas de jojoba Ella & Mila
  • Quitaesmalte de uñas sin acetona Cutex Ultra-Care.

Proteger las uñas de la exposición excesiva al agua.

Para proteger y fortalecer mejor tus uñas, es importante minimizar su exposición a cantidades excesivas de agua, ya que esto puede debilitarlas con el tiempo.

Las uñas pueden absorber una cantidad significativa de agua, lo que puede hacer que las células de las uñas se expandan y contraigan. Esto es especialmente importante para las uñas quebradizas.

Cuando realice actividades que impliquen agua, como lavar platos, asegúrese de usar guantes de goma para evitar que el agua debilite sus uñas.

Hidrata regularmente uñas y cutículas.

Es fundamental hidratar las uñas y las cutículas para mantener su fuerza y ​​evitar que se rompan o se vuelvan quebradizas.

Las uñas secas tienen más probabilidades de romperse, por lo que es importante hidratarlas con regularidad. Aplique una crema hidratante o aceite para cutículas para hidratar sus uñas y cutículas. Busque ingredientes humectantes como manteca de karité y vitamina E, ya que pueden fortalecer sus uñas.

Masajee sus uñas y cutículas con humectante o aceite diariamente para promover un crecimiento saludable.

Una dieta equilibrada para la salud de las uñas

Para preservar la salud de tus uñas, adopta una dieta equilibrada, rica en nutrientes que favorezcan la fuerza y ​​vitalidad de las uñas. Las deficiencias de nutrientes pueden contribuir a la aparición de uñas quebradizas. Por tanto, es importante consumir alimentos ricos en biotina, vitamina E, hierro y proteínas.

Incluye en tu dieta alimentos como huevos, frutos secos, verduras de hojas verdes, carnes magras y legumbres. Si es necesario, consulte a un profesional de la salud para que le aconseje sobre los suplementos.

Evitar productos químicos agresivos e irritantes.

Limitar la exposición a irritantes y productos químicos agresivos es esencial para mantener las uñas fuertes y saludables. Los productos químicos de los productos de limpieza y los tratamientos agresivos para las uñas pueden dañar las uñas; por lo que es importante utilizar guantes al utilizar estos productos.

Además, trate de limitar su exposición a quitaesmaltes y otros productos para uñas con ingredientes agresivos. Elija productos etiquetados como «amigables con las uñas» o «suaves» para evitar dañarlas.

Presta atención a los productos que utilizas en tus uñas para mantenerlas fuertes y saludables.

Practica técnicas correctas para el cuidado de las uñas.

Es fundamental cuidar tus uñas para mantenerlas fuertes y sanas. Córtate las uñas con regularidad para evitar que se debiliten y se vuelvan quebradizas. Utilice un toque suave al limar las uñas para evitar dañarlas. Evite usar las uñas como herramientas para abrir latas o rayar superficies.

Mantenga las uñas a una longitud moderada para evitar que se doblen y rompan excesivamente. Aplique una capa base fortalecedora antes de aplicar el esmalte de uñas para proteger sus uñas.

Maneja el estrés y cuídate

Priorice su bienestar y administre su estrés de manera efectiva para promover el crecimiento saludable de las uñas. El estrés crónico puede afectar la salud de las uñas y contribuir a su debilitamiento.

Encuentre formas saludables de controlar el estrés, como ejercicio, meditación o pasatiempos. Toma descansos y prioriza el cuidado personal para reducir los niveles de estrés. Duerma lo suficiente para favorecer la salud general de las uñas.

Trate los problemas emocionales y mentales subyacentes que pueden contribuir a los problemas de las uñas relacionados con el estrés.